Hace unos días, Balneario Parque Mar Chiquita sufrió la destrucción de un sector de la baranda que recorre el paseo de la laguna. La construcción de hormigón armado tienen más de 40 años y es testigo del importante espejo de agua nacional, un espacio privilegiado para practicar deportes acuáticos.

 

Así se despertó la localidad costera. Por eso, es importante que cuidemos lo que es nuestro; para que cuando nos visiten o lleguen a Mar Chiquita a practicar distintas disciplinas de surf sean tan responsables como nosotros.

“Es necesario que nos comprometamos y denunciemos cuando vemos que rompen los espacios públicos” indicó el Delegado Municipal de Costa Norte, Julio Ruggiero.